Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2018

Sin aliento

Respiró hondo, se llenó de valentía y pidió el ascensor.
El sudor surgía al ritmo de su corazón.
Subía el ascensor, también la adrenalina.
Se detuvo en frente del 402, sus manos temblaban.
Seguía ensayando en voz baja cómo le diría que la amaba.
Timbró la primera vez, nada pasó. Lo hizo de nuevo, y de nuevo, nada.
La tercera es la vencida y justo antes de presionar el botón, un vecino que llegaba de pasear a su perro le quitó el aliento.
Hace una semana ella se había mudado.