Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

A mi dieta le faltó harina

Hoy en día han creado cantidad de mitos y prejuicios sobre el tema de la alimentación, han tipificado qué es lo bueno y qué es lo malo. Estamos en el boom de una época FIT, en donde prefieren una barra de cereal que un pan recién salido del horno, y no solo por salud, sino por moda. Pero, realmente todos los prejuicios que se han creado son reales (?)
Alguna vez nos hemos puesto a pensar ¿Qué sería de nuestras vidas donde no hubiera existido la harina?
Muchos doctores y nutricionistas entran dentro de la ignorancia colectiva al prohibir completamente la harina y lo que no saben es que la harina es un carbohidrato que proporciona el 56% de la energía diaria que necesita nuestro cuerpo.
Una cosa es que los colombianos no sabemos medir las porciones de harina de forma adecuada, nos encanta que nos sirvan arroz, pasta, y papa. Es justa una porción al día, hay miles de productos que provienen de ella y son antojos. A quién no le antoja el olor de un pan recién salido del horno, una galleta con …

Si no lo hago yo, ¿Quién?

Como seres racionales, es cierto que todos tenemos responsabilidades incluso desde que nacemos, tenemos la responsabilidad de comunicarnos así sea por medio de un gesto o un lloriqueo para lograr lo que necesitamos.
Vamos evolucionando y creciendo y a medida de los años se van creando responsabilidades en diferentes ámbitos; amoroso, familiar, escolar. Pero siempre hay exigencias de por medio. Están las personas que asumen sus compromiso sus responsabilidades y hasta “Se ponen las 10” para asumir las ajenas, esto se ve mucho en los temas académicos y laborales.
Ahí es dónde entra “si no lo hago yo, entonces ¿quién? Otra persona se puede encargar de hacer lo que usted tenía que hacer, pero ¿qué pasa? el aprendizaje y la experiencia queda para esa persona. Si no hace las cosas en el momento adecuado, puede que después sea demasiado tarde y en estos tiempos, cada segundo vale oro.
Estamos en un mundo donde la competencia laboral cada día es más fuerte y si no asumimos una posición clara fre…

Escribir es un arte reservado.

La comunicación ha sido parte vital desde nuestra razón para sobrevivir y trascender. 
Desde que nacemos han buscado la manera de enseñarnos a comunicar, por medio de gestos, sonidos, y hasta balbuceos; en el colegio nos dan bases para leer y escribir, estas se van desarrollando y facilitando con la medida de los años. Escribir es un arte que elige a pocos, es un talento que necesita ser ejercitado para huir de la monotonía y pobreza del vocabulario.
El escritor argentino Eresno Mallo afirma que es necesario aprender a leer y fracasar. Para Mallo, el talento no puede ser enseñado ni aprendido, tenerlo carece de mérito y no significa gran cosa sin un trabajo de fondo que lo haga brillar. El de la Plata asegura que para que un texto resulte fluido y dinámico no vale solo con exponer el talento, ha de ir acompañado por una gran inversión de tiempo y esfuerzo.
Después de esto, queda claro que de nada sirve tener el talento sin aplicar la técnica adecuada.