Ir al contenido principal

A mi dieta le faltó harina

Hoy en día han creado cantidad de mitos y prejuicios sobre el tema de la alimentación, han tipificado qué es lo bueno y qué es lo malo.
Estamos en el boom de una época FIT, en donde prefieren una barra de cereal que un pan recién salido del horno, y no solo por salud, sino por moda. Pero, realmente todos los prejuicios que se han creado son reales (?)

Alguna vez nos hemos puesto a pensar ¿Qué sería de nuestras vidas donde no hubiera existido la harina?

Muchos doctores y nutricionistas entran dentro de la ignorancia colectiva al prohibir completamente la harina y lo que no saben es que la harina es un carbohidrato que proporciona el 56% de la energía diaria que necesita nuestro cuerpo.

Una cosa es que los colombianos no sabemos medir las porciones de harina de forma adecuada, nos encanta que nos sirvan arroz, pasta, y papa. Es justa una porción al día, hay miles de productos que provienen de ella y son antojos.
A quién no le antoja el olor de un pan recién salido del horno, una galleta con sabor casero, unas pastas con una buena salsa…
Los excesos son malos, pero si sabemos moderar el consumo de esta va a verse reflejado en la energía para cumplir nuestras tareas del día.


Los mitos pasaron a ser tradición, en pleno siglo XXI existe internet y papá google para que se informe y no caiga dentro de la multitud que cree todo tipo de acusación sin bases científicas comprobadas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Suspiro

Respiro, suspiro y me alivio,esto solo dura unas cuantas horas.
Me ilusiono con que al levantarme todo haya pasado.
Pero él siempre ha estado ahí, invisible, intocable y a la espera.

Vaivén

Irreverente,
insaciable,
impredecible.

Algunos días se levanta azul,
otros cristalino,
y a veces se hace el verdoso.

Baila al ritmo del viento,
mientras le saca espuma a la costa.

Y cuando el sol se arropa con él, 
la luna sale para brillar ante su grandeza.

Por siempre

El canto de los pájaros, el choque del viento sobre los árboles y las pisadas sobre las hojas era lo único que interrumpía el silencio de aquel bosque.No eran necesarias las palabras cuando las miradas lo decían todo. Caminaron durante una hora sin pronunciar una sola palabra, hasta que vieron el árbol más grande, frondoso y hermoso del bosque. Era tanta su grandeza que lo admiraron por minutos, hasta que Juan se acercó, sacó una navaja de su bolsillo y decidió inmortalizar su amor por Patricia en un corazón que encerraba sus iniciales. Al cabo de unos meses, el último testigo de aquella relación fue talado.