Ir al contenido principal

Selección de tercetos.

El día me alivia
La tarde me alerta
La noche me angustia.

El mundo me atrae
El país me secunda
La ciudad me adopta.

El sol me ilumina
El calor me sofoca
La luz me guía.

El enemigo me hace fuerte
Los amigos me asustan
El amor me desvela.

El clima me penetra
La lluvia me arrulla
El frío me aviva.

El cigarrillo me tranquiliza
El alcohol me integra
Las drogas me aíslan.

La ansiedad me mata
El deseo me enciende
La desilusión me anima.

La amistad me reconforta
El amor me desarma
El sexo me recarga.

La risa me da vida
Una lágrima me conmueve
La caída me revela.

El punto me inicia
La línea me lleva
La coma me pausa.

El segundo me dispersa
El minuto me presiona
La hora me acecha.

Mi cerebro ordena
Mi cuerpo ejecuta
Mi corazón acelera.

La alegría me acompaña,
La tristeza me persigue,
La muerte me espera.

Comentarios

  1. Está bonito, aunque para mi gusto como lector hay algunas cosas que son muy obvias. Pero puedo asegurar que sé es que si sigues así, pronto encontrarás una forma de escribir que te haga única y que te lleve a escribir obviedades con magia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Suspiro

Respiro, suspiro y me alivio,esto solo dura unas cuantas horas.
Me ilusiono con que al levantarme todo haya pasado.
Pero él siempre ha estado ahí, invisible, intocable y a la espera.

Vaivén

Irreverente,
insaciable,
impredecible.

Algunos días se levanta azul,
otros cristalino,
y a veces se hace el verdoso.

Baila al ritmo del viento,
mientras le saca espuma a la costa.

Y cuando el sol se arropa con él, 
la luna sale para brillar ante su grandeza.

Por siempre

El canto de los pájaros, el choque del viento sobre los árboles y las pisadas sobre las hojas era lo único que interrumpía el silencio de aquel bosque.No eran necesarias las palabras cuando las miradas lo decían todo. Caminaron durante una hora sin pronunciar una sola palabra, hasta que vieron el árbol más grande, frondoso y hermoso del bosque. Era tanta su grandeza que lo admiraron por minutos, hasta que Juan se acercó, sacó una navaja de su bolsillo y decidió inmortalizar su amor por Patricia en un corazón que encerraba sus iniciales. Al cabo de unos meses, el último testigo de aquella relación fue talado.